DiócesisComentario al Evangelio

Comentario al evangelio del Domingo XI del Tiempo Ordinario, 13 de junio

Ángel Nuño, doctor en Teología Dogmática
Publicado: 09/06/2021: 1183

El profesor de los Centros Teológicos, Ángel Nuño López, ayuda a profundizar en el evangelio del Domingo XI del Tiempo Ordinario (Mc 4, 26-34).

El evangelio de este domingo nos presenta varias imágenes sobre el Reino de Dios. Jesús enseñaba a la multitud que el Reino se parece a un hombre que echa la semilla en
la tierra y, sin saber él cómo, esta germina y va creciendo. El Reino de Dios es también como ese pequeño grano de mostaza que crece y se hace tan grande que en sus ramas pueden incluso anidar los pájaros. Las palabras del Señor sobre el Reino nos animan a confiar en su poder. Somos invitados a construir el Reino de Dios, a sembrar su semilla y a confiar en la acción divina.

El Señor actúa y su poder va dando frutos, más allá de nuestra capacidad para percibir de qué modo actúa su gracia. La dinámica que explica el crecimiento del Reino de Dios supone un desafío para la estrechez de miras que en tantas ocasiones define nuestra mirada. La semilla crece, y no gracias a nuestras fuerzas ni a nuestro control, ni ajustándose a nuestras predicciones.

Por eso, el Reino de los cielos se parece al grano de mostaza que, siendo tan pequeño, da lugar a un árbol cuyas ramas crecerán tanto que darán cobijo y sombra a los pájaros. Esto enseñaba Jesús a la multitud, pero a sus discípulos, nos dice el Evangelio, les explica todas estas cosas en privado. Nos invita así el Evangelio a cultivar el diálogo interior con el Señor, a entrar dentro de nosotros mismos, a ponernos a su escucha, a entablar un diálogo profundo con Él, en la intimidad y en el silencio de la oración. Los grandes misioneros fueron hombres y mujeres de oración.

Diócesis Málaga

@DiocesisMalaga
Más artículos de: Comentario al Evangelio
Compartir artículo