DiócesisComentario al Evangelio

Comentario al evangelio del domingo 31 de octubre, por Pedro Leiva

Pedro Leiva, director de los Centros Teológicos de la Diócesis de Málaga
Publicado: 26/10/2021: 353

El director de los Centros Teológicos de la Diócesis de Málaga, Pedro Leiva, ayuda a profundizar en el evangelio del Domingo XXXI del Tiempo Ordinario, 31 de octubre (Marcos 12, 28b-34).

Cultura del encuentro

Un escriba se dirige a Jesús para preguntarle. El contexto es polémico. Jesús acaba de decir a los Saduceos que están en un error respecto a la resurrección. El evangelista no nos informa sobre la intención del escriba. El contexto inmediato podría haberle empujado a un fin polémico,
pero da la impresión de que ha sintonizado con la anterior respuesta de Jesús, por lo que parece que su intención es más bien profundizar en la enseñanza del maestro galileo.

La pregunta es sobre el mandamiento principal. Es una búsqueda de lo fundamental. Más allá de lo que les pueda separar, el escriba se interesa por lo esencial. Quiere ver si ahí, en lo esencial, se identifican.

Jesús, tras su discusión con los saduceos, también pudo ser arrastrado por el contexto polémico, pero no cae en esa tentación. De ese modo, se presta a explicarle lo esencial: el amor a Dios sobre todas las cosas y al prójimo.

Nada hay más importante. Y se produce un encuentro: el escriba se siente satisfecho con la respuesta de Jesús. Puede ser que no se hiciera discípulo suyo, pero había sintonizado en lo fundamental. Jesús también reconoce en el escriba el destello de la verdad: no estás lejos del Reino de Dios.

Este texto fundamenta y anima a dos cosas a las que el papa Francisco nos invita desde Evangelii gaudium: a ir al corazón del Evangelio y a promover una cultura del encuentro. El ejemplo a seguir es el mismo Jesús.

Pedro Leiva

Subdirector del ISCR "San Pablo"

Más artículos de: Comentario al Evangelio
Compartir artículo